• Luis Ramón

Lecciones de creatividad a través de los genios de la historia: Bob Dylan

Actualizado: 29 de oct de 2020


“Algunas personas sienten la lluvia, otras solo se mojan” 

Bob Dylan

Robert Allen Zimmerman, mejor conocido como Bob Dylan, nos ha entregado una literatura musical extensa y variada. Incluso fue el primer compositor en obtener el Premio Nobel de literatura, mismo que el loco músico, decidió no ir a recoger. Sus canciones “Blowin’ in the wind”, “Like a Rolling Stone” y otras muchas más, se han convertido en himnos culturales y sociales desde hace más de 6 décadas.

Uno de los momentos claves en la composición de Bob Dylan llegó vía Buddy Holly, uno de los músicos más importantes en el desarrollo del Rock & Roll. “En tu vida diaria puedes ir a donde quieras, tener tus oídos abiertos y escuchar algo” concluyó Dylan. “Si resuena, puedes usarla en una canción”.

Además de pedazos fortuitos, la composición de Dylan proviene de varias influencias, desde la poesía surrealista, tradiciones folclóricas, cambios políticos, filosofías hasta las imágenes que pasaban fugaces en la ventana de los trenes que tomaba. Es conocido que es un lector voraz, leyendo todo desde Dickens a Gogol, Balzac, Poe, Verne y Byron para inspirar su trabajo, tanto lírica como temáticamente a pesar de afirmar que el “nunca ha sido fanático de los libros y escritores, solo que le gustan las historias”.

La embajadora de Estados Unidos en Suecia aceptó el Nobel en su nombre y leyó: “Desde una temprana edad, he leído y absorbido los trabajos de muchos que han obtenido esta distinción: Kipling, Shaw, Mann, Buck, Camus, Hemingway. Estos gigantes de la literatura de todo el mundo cuyos trabajos hablan en tonos irreverentes han tenido una profunda impresión en mi”.

Dylan afirma que el trabajo principal de escribir canciones es hecho por su inconsciente, en el cual una amalgama de influencias se cosen juntas hasta que la canción aparece aparentemente por sí misma, “como si un fantasma escribiera la canción”. Es simple el proceso después de ponerla por escrito. Mientras que ésto pareciera ser demasiado fácil y un proceso casi mágico, Dylan reconoce que en realidad el trabajo que el escritor hace es poner a trabajar su creación conscientemente, ya sea buscando ideas que lo inspiren o persiguiendo el correcto estado de ánimo o ambiente que permitan que las ideas fluyan. Como lo ha dicho, “La inspiración no va a invitar a algo que no está ahí desde el principio”.

Parecería que Franco Escamilla, es fanático de Dylan, pues con su espectáculo “Por la anécdota”, recoge este mismo proceso, de nutrirse de donde sea y además perseguirlo a donde esté.

“La inspiración está en todos lados, hay que estar sensibles”



0 vistas0 comentarios
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco